Cracovia es uno de los lugares perfectos para SINGLES que hay que visitar. Os vamos a contar todo lo que tenéis que saber de este destino.

Cracovia, es una de las ciudades más sorprendentes de Europa, cargada de historia y una arquitectura impresionante. Continúa constituyendo una de las ciudades más importantes del país. Gracias al excelente estado de conservación de sus construcciones y a su rico patrimonio artístico y cultural, se le considera una de las ciudades más bellas de toda Europa. Pero en este viaje no solo vamos a conocer Cracovia, sino que descubriremos diversas zonas del país que no nos podemos perder.

¡Ha llegado la hora de conocerlo!

Antes del viaje:

-Documentación necesaria: Los ciudadanos nacionales españoles pueden viajar a Polonia para estancias inferiores a 90 días simplemente con su pasaporte o DNI sin necesidad de ningún tipo de visado.

-El clima: Polonia presenta un clima moderado compuesto por una mezcla entre los climas oceánico y continental, que se caracteriza por sus inviernos fríos y sus veranos templados. La mejor época para visitarlo es en primavera o en otoño, donde las temperaturas son más suaves que en los meses de invierno y verano. Para este viaje recomendamos tanto ropa de abrigo como ropa algo ligera por si las temperaturas pudieran variar.

Las divisas es mejor cambiarlas en cajas de cambio «Kantor». Aquí se puede cambiar prácticamente cualquier tipo de dinero, y el porciento de comisión es mínimo.

Enchufe: Los enchufes en Polonia son de tipo europeo, al igual que en España cuentan con dos salidas redondas y 230V.

Horario comercialLa mayor parte de las tiendas abren de lunes a viernes de 10:00 a 19:00 y los sábados de 10:00 a 14:00 horas, aunque se pueden encontrar muchos supermercados y tiendas abiertos de 9:00 a 22:00 horas a lo largo de toda la semana.

Información útil:

-Seguridad en Polonia

Según los datos del gobierno respecto a Polonia, las tasas de delincuencia son bastante bajas, y aparte de la presencia previsible de los carteristas, las ciudades son relativamente seguras. No obstante, hay que vigilar los eventos deportivos, las manifestaciones en general y los mítines nacionalistas, que suelen dar lugar a actos violentos que pueden poner en peligro la seguridad de los turistas.

-¿Qué comer?

La cocina polaca presenta una excelente mezcla entre las gastronomías eslava, turca, alemana, húngara, judía, armenia y francesa, algo que se ve reflejado en los ricos y sustanciosos platos que la caracterizan. A continuación os detallamos los platos más típicos de este país:

-Obwarzanek: Rosquillas de pan preparadas según la receta tradicional. haciendo un rollo de masa que se enrosca sobre sí mismo formando un anillo. A menudo se espolvorean encima semillas de amapola o sésamo.

-Zurek: Sopa polaca elaborada a base de harina de centeno y carne. Se suele servir en un cuenco con patatas cocidas y un pan de centeno.

-Pierogi Ruskie: una masa de pasta rellena que, a su misma vez, tienen la misma forma que una empanadilla. Suelen rellenarse tanto con ingredientes salados como dulces, pero los más típicos están rellenos de queso y patata.

-Bigos: Es un plato tradicional compuesto de col agria muy similar al chucrut y de varios tipos de carnes frescas, embutidos, setas secas y ciruelas secas.

-Torcik piszyngier: Postre elaborado a base de barquillos de chocolate con un poco de licor.

-Papieska kremowka: pastel de crema polaco. Está hecho de dos capas de hojaldre, rellenas de nata montada, crema de mantequilla, crema de vainilla o algunas veces crema de clara de huevo y generalmente es espolvoreado con azúcar glas. Conocido como “pastel de crema papal” en honor a Juan Pablo II, quien dijo que durante la niñez le encantaba.

 

Los 7 imprescindibles de Polonia

-Plaza del mercado de Cracovia:

Es uno de los principales atractivos de la ciudad y del país. Tiene gran importancia ya que es la plaza medieval más grande de Europa. También conocida como Rynek Główny, ha sido el centro de la ciudad desde su construcción en el siglo XII. Es una visita obligatoria si se visita Cracovia.

-Fábrica de Oskar Schindler

Desde 2010 en la fábrica de Schindler funciona un museo. La exhibición permanente se llama “Cracovia durante la ocupación nazi”. Se presentan escenificaciones de la vida diaria en el gueto, se exhiben objetos de la época y otros que se fabricaban en “Emalia”. También se pueden ver los despachos de Schindler y Stern. Schindler era un hombre de negocios polaco afiliado al Partido nazi. Por sus contactos con familias judías de alto poder adquisitivo fue reclutado por las SS como informante y como proveedor de artículos que se comerciaban en el mercado negro. Hubo un gran cambio en él y comenzó a buscar el modo de salvar a tantos judíos del campo Plaszow como le fuera posible, con ayuda de su esposa Emilie y su contador, Itzhak Stern.

-Barbacana

Es una puerta histórica que conduce al centro histórico de Cracovia, uno de los pocos restos de la compleja red de fortificaciones y estructuras defensivas que antiguamente rodeaban la ciudad. Actualmente es una atracción turística en la que se realizan diversas exposiciones.

-Campo de concentración de Auschwitz-Birkenau

El complejo de campos de concentración de Auschwitz fue el más grande que creó el régimen nazi. Incluía tres campos principales; en todos ellos los prisioneros eran utilizados para realizar trabajos forzados. Uno de los campos también funcionó durante mucho tiempo como campo de exterminio. Los campos estaban ubicados aproximadamente a 68 kilómetros al oeste de Cracovia. Actualmente es posible visitar dos campos: Auschwitz I, el campo de concentración original, y Auschwitz II (Birkenau), construido posteriormente como campo de exterminio.

-Castillo de Wawel

El Castillo de Wawel es significativo sobre todo por su arquitectura monumental, que hace uso de elementos clásicos poco empleados en el resto de Polonia.

Cuando la capital del país se trasladó a Varsovia, el Castillo de Wawel se dejó de utilizar como residencia real permanente, usándose como alojamiento para bodas, coronaciones y otro tipo de celebraciones de Estado, hasta que fue ocupado por las tropas austriacas y después por los nazis y restaurado ya a finales del siglo XX.

-Minas de sal de Wieliczka

Han sido explotadas sin interrupción desde el siglo XIII, y aún hoy en día siguen produciendo sal de mesa. Alcanzan una profundidad de 327 metros y su longitud supera los trescientos kilómetros. Reciben el sobrenombre de “la catedral subterránea de la sal de Polonia”. Es una de las minas de sal activas más antiguas del mundo.  Incluyen un recorrido turístico de 3,5 kilómetros que contiene estatuas de personajes míticos e históricos, esculpidas en la roca de sal por los mineros. Incluso los cristales de los candelabros están hechos de sal. También hay cámaras y capillas excavadas en la sal, un lago subterráneo y exposiciones que ilustran la historia de la minería de la sal.

-Sinagoga vieja

Es uno de los lugares de culto del judaísmo, más antiguos del mundo. Y es el corazón de Kazimierz, el Barrio Judío de Cracovia. 

Fue construida en el siglo XV, muy cerca de las murallas de la ciudad. Tras un incendio, fue reconstruida alrededor de 1557 y su estilo original modificado, añadiendo elementos renacentistas en el exterior, mientras que en el interior se mantuvo el estilo gótico original. El tipo de construcción es el de “sinagoga-fortaleza”, que tenía como objeto servir de lugar de culto pero, a la vez, de refugio.

Y para finalizar, os vamos a dar 4 consejos para que no tengáis contratiempos en vuestro viaje:
– Aunque ya os lo hemos mencionado antes, no os olvidéis el DNI o pasaporte, ambos en vigor. Son necesarios para poder volar y que os dejen entrar en el país.
– Hay que tener cuidado con los carteristas y los robos en las zonas más turísticas o en el transporte público. Una buena medida de precaución es guardar una fotocopia de nuestro documento de identidad en un lugar separado, no llevar grandes cantidades de dinero o todas las tarjetas de crédito y documentación encima, es recomendable guardar este tipo de cosas en bolsillos internos.
– El tamaño de la propina en los restaurantes y cafés locales constituye el 10%, pero también se puede dejar una suma menos.
– En los lugares concurridos está prohibido fumar, por eso hay que prestar la atención a las señales que lo prohiben. Por la infracción de reglas del orden público imponen enormes multas.

 

Commentarios

commentarios