Una aventura en solitario por un país lleno de encanto y vistas inimaginables… ¿quién no ha soñado alguna vez con esto? Es el sueño de cualquier viajero empedernido y, vamos a ser sinceros, es mucho más sencillo planear un viaje cuando eres tú el que toma las decisiones y no tienes que consultar con los demás. Pero, al no tener un grupo de respaldo, la seguridad también está sólo en tus manos y hay que tener algunas consideraciones en mente. 

Viajar solo es liberador y divertido, pero siempre tendrás que tener en cuenta que eres mucho más vulnerable y como consecuencia hay que ser precavido. Lo primero es planificar muy bien tu viaje para que no se te escape ningún detalle, y si es posible hacerlo con una agencia de viajes que garantice tu alojamiento y traslados esenciales, sería lo ideal. 

Antes de llegar a tu destino, puedes hacer algunos contactos con gente local que pueda guiarte y llevarte a esos lugares increíbles que sólo ellos conocen. Si viajas por España, hacer contactos online en Córdoba, Madrid, Valencia, Barcelona y el resto de ciudades más cosmopolitas y enérgicas, es muy sencillo y bastante confiable, así que será un plus muy positivo para vivir una experiencia excepcional.

Recuerda que, aunque estés viajando solo no quiere decir que todo el viaje tengas que hacerlo en solitario. Podrás hacer nuevas amistades e, incluso, hasta un grupo de viaje con personas con quien compartir la aventura. 

Pre-pagar para no llevarte ningún susto

Cuando organizas un viaje donde la mayoría de las cosas ya están pagadas, la ansiedad es menor, ya que si surge algún inconveniente con el cambio de divisas o con tus tarjetas esto no afectará directamente al viaje en sí. Así que lograr un alojamiento que incluya al menos una comida, taxis del aeropuerto al hotel y algunas actividades que ya puedas dejar reservadas y pagadas te librará de cualquier contratiempo. 

Comodidad y seguridad

Lleva siempre ropa cómoda y, por supuesto, una mochila o bolso de cadera, donde puedas colocar tu dinero, alguna identificación y tener bien seguro tu teléfono móvil y así evitar la posibilidad de que te roben. Si sales de noche, trata de llevar alguna identificación alternativa a tu pasaporte y éste déjalo en tu hotel y en la caja fuerte (si tu habitación dispone de una), para evitar perderlo. 

Guíate con un GPS móvil 

De las mejores herramientas que podrá tener un viajero en solitario actualmente, está Google Maps, o, si no la tienes, alguna App con GPS de tu preferencia que te diga en qué lugar estás y cómo dirigirte a tu destino, sin tener que estar perdido mucho tiempo o tener que estar preguntando. Hay muchas alternativas de estas aplicaciones, incluso las ciudades grandes tienen sus propias Apps para guiarte. 

Comparte tu ubicación 

Aunque vayas solo, trata de dejar a algún familiar bien informado de cuál será tu ruta de viaje, dónde te hospedarás y algún teléfono donde puedan contactarte si tu móvil falla o no encuentras conexión a internet. También, puedes compartir tu ubicación en tiempo real a través de WhatsApp con alguien de confianza que pueda monitorearte, especialmente si sales por la noche.

Aprende lo local 

Antes de viajar, asegúrate de saber decir los básico en el idioma del país al que vas, en caso que sea distinto. Te recomendamos al menos aprenderte las frases más comunes para comunicarte, al fin y al cabo, no solo evitarás malentendidos, ¡sino que bien seguro que los locales son aún más amables y cercanos contigo! Aunque viajes solo, conocer un poco el idioma y la cultura te permitirá hacer amigos durante el viaje y eso será gran parte de la emoción de esta nueva aventura. 

 

Commentarios

commentarios