Viajes Singles. Viajar solo. Cruceros de solteros. Actividades para gente single, viajar y hacer nuevos amigos, ofertas singles. Solteros, solteras, single, nuevos amigos, conocer gente nueva. Hacer amistad. Viajar solo en grupo. Vacaciones para singles, viajes para singles, viajes para solteros. Solteros con hijos. Madre monoparental, familia monoparental. Viajar solo con gente. Verano single. Agencias de viaje online. Viajes al caribe

Vamos a dar la vuelta al mundo de uno de las mejores maneras, comiendo!! Aprendiendo a cocinar diferentes recetas de todos los lugares del mundo!! Así que singles, poneros el delantal que vamos a chuparnos los dedos.

El primer país que vamos a visitar es ITALIA!!  La cocina italiana es una de las que más ponemos en práctica hoy en día y es de las más socorridas por los singles ya que se prepara de forma rápida, sencilla y sobre todo porque es una comida en la que hay que invertir poca «PASTA».

Como habéis podido ver, ya os hemos dado una pista del plato que os vamos a enseñar a preparar hoy y es que ¿a quién no le gusta un buen plato de pasta carbonara?

Si sois de esos que cada vez que hacéis pasta, es como si invitarais a comer a la orquesta filarmónica de Berlín, esta receta ¡OS INTERESA!

La medida para un plato de pasta equilibrado, es decir, sin terminar de comer y salir rodando es de 100gr. Yo lo que hago es calcularlo a ojo, normalmente los paquetes son de 500gr.

Si quieres preparar un sabroso plato de pasta carbonara te harán falta estos ingredientes:

1 cucharada de aceite de oliva extra-virgen

1/4 cebolla, picada

50 gramos de beicon

1 huevo

50 mililitros de nata

Sal y pimienta negra

Queso parmesano recién rallado

100 gr de espagueti (o del tipo de pasta que más te guste)

Preparación:

  1. Lo primero que tenemos que hacer es poner agua a hervir aproximadamente 1 litro con un puñadito de sal, una vez que esta hierva, agrégale la pasta. Si te gusta la pasta al dente, mira el tiempo de cocción del paquete y pon el temporizador en el móvil.

TRUCO: Para saber que los espaguetis están hechos, saca uno y pégalo en los azulejos de la cocina. Parece una guarrada pero funciona.

  1. Mientras se hace la pasta, sofreímos la cebolla bien picada hasta que se quede transparente, apartamos y hacemos lo mismo con el beicon, yo a este último no le pongo casi aceite, ya que tiene bastante grasa.
  2. Batimos el huevo junto con la nata en el mismo recipiente. Una vez mezclado, le añadimos el queso, la sal (a nuestro gusto) y una pizca de pimienta molida.
  3. Añadimos en la sartén en la que estábamos sofriendo la cebolla y el beicon, la mezcla de nada y queso, también añadimos los espaguetis (ya escurridos previamente), lo mezclamos y dejamos que se cocine todo el conjunto durante 5 min más.
  4. Et voilá, ya tenemos preparada una rica pasta a la carbonara!!

¡Ya sabéis singlechefs no olvidéis ponerle sabor a la vida!

Pequeños consejos

-Ya que nuestra salsa tiene huevo, es preferible comer este plato el mismo día que lo hacemos y no guardarlo en un tupper para otro día.

-Si quieres que la pasta tarde menos tiempo en cocerse puedes comprar pasta fresca o incluso hacerlo tú mismo!! El tiempo de cocción será de 3 o 4 min.

Hola amigos singles, soy Mada y tenía 33 años cuando tuve mi super cita.

Ahí estaba yo, rodeada de amigas con novio, así que una noche decidí abrir cuenta en POF, ese maravilloso mundo que me ofrecía la posibilidad de buscar ese alguien especial que me invitara a cenar. Foto de perfil, soy maravillosa, encantadora y libre como el viento y ¡Zas! Comenzamos a hablar.

Siendo miércoles, no quisimos alargar mucho el chatear, así que ponte guapa, que el viernes por la noche nos conoceremos. Y nada más confirmar, fui a contarlo al chat de las amigas ¡Chicas, tengo cita el viernes! Y aquello se convirtió en la cita de todas: “Mada, cómprate un vestido. Mada, ponte un buen conjunto de ropa interior. Mada, ponte gloss… ¿En qué labios?”  Ya sabéis, cosas de amigas, jajaja!!

El gran día llegó, pero nunca pensé que la noche iba a acontecer de tal forma. Para empezar entramos a un pub, yo me pedí un Redbull y él una cerveza. Amablemente nos sirve el camarero y, de repente, veo como mi cita mete los dedos en el vaso, coge la naranja, la chupa y la vuelve a meter en mi copa ¡Horror! ¿Este qué está haciendo? Así que no me corté y se lo pregunté. Su respuesta “Estoy rompiendo el hielo”. Pues voy a pedirme otra y como me vuelvas a chupar la naranja lo que te voy a romper es la cara (pensé yo para mis adentros)

No obstante, un fallo lo tiene cualquiera, así que fui buena y lo pasé por alto. Los nervios pueden traicionarme también a mí. Pero lejos de ir a mejor la cosa fue de catástrofe a hecatombe. Entre preguntas típicas de qué te gusta hacer, qué deporte practicas, etc., comenzó su coronación:

  • Hueles? (Haciendo aspavientos con las manos)
  • Sí. Pero como te iba diciendo, en mi trabajo…

Intenté cambiar la conversación, ya que un olor bastante desagradable caldeaba el ambiente. Así que no le di mayor importancia y seguimos a lo nuestro. Pero de nuevo, en menos de 5 minutos me vuelve a soltar

  • Mada, tú lo hueles?
  • Sí, serán las tuberías del baño
  • Ay no, perdona. Es que estoy con la barriga revuelta porque he comido lentejas y no me puedo aguantar los pedos.

Imagios mi cara. ¿Me lo estás diciendo en serio?¿Estás aquí soltando todo lo que tienes dentro y me estás preguntando si los huelo?

A pesar de todo cené con él, aguanté todo el chaparrón con mi mejor sonrisa. El chico muy amablemente me pagó el taxi, pero jamás volví a aparecer.

Firmado: Mada, la naranja chupada


Si tu también quieres contarnos tu cita más divertida, loca, horrible… escríbenos a tuymilmas@tuymilmas.com, contando cómo fue tu historia. Acuérdate de firmar la historia con el seudónimo que tú elijas!


 

Me llamo Carlota, tengo 36 años y soy single desde hace 8 años. Muchos pensaréis que soy fea o una loca de los gatos, pero no es así. Mi problema es que para mí la independencia es mi tele, mi mando y mi sofá. Aún no he conocido a un  hombre que haga que me vuelva tan loca de amor y me olvide de eso que es para mí la auténtica libertad. El viernes pasado, tomando una copa con mis amigas con el propósito de ponernos al día, nos echamos unas risas  contándonos nuestras últimas citas y pensé ¿porque no plasmarlas aquí? ¿Porque no hacer un blog con nuestras citas y las de más gente para ver que se cuece en el mercado?

Así que, mientras pensáis o no en mandarme una a: tuymilmas@tuymilmas.com voy a empezar con una mía.

Cuando entro en Tinder siempre sigo el mismo “MODUS OPERANDI”, edad, fotos, si tiene algo escrito en el perfil y sobre todo su música, esto último es una de las cosas que a mí me parecen que más dice de las personas, porque normalmente siempre se ponen las fotos en las que uno sale más favorecido, pero en la música no se puede mentir.

Edad: 35

Fotos: 4, todas de viajes, Noruega, Dublín, Ámsterdam y Praga, en todas con un aire castellano, alto, moreno y de ojos azules.

Música: El columpio asesino.

Me encantó y le di a «like», él ya le había dado, así que nos pusimos a hablar. Me contó que viajaba mucho por trabajo (no podía ser más perfecto) un hombre que viaja por trabajo te da la independencia que necesitas para hacer tus cosas y los encuentros son fantásticos. Era simpático, mordaz y tenía ese humor negro que tanto me gusta. Yo en ese momento me iba a hacer el Camino de Santiago y no teníamos mucho tiempo para quedar hasta mi regreso, quedamos en que cuando volviera nos veríamos, me hizo prometer que le traería una botella de albariño.

Ya de vuelta y no con una botella de albariño sino 3, llegó el día de nuestra cita. Me vino a buscar a casa. Me puse monísima y salí de casa con la botella de albariño bien fresquita. Subí a su coche, le di dos besos y me di cuenta de dos cosas: que olía fenomenal y de la música que estaba sonando en su coche en ese momento.

Durante el trayecto no tuvimos mucha conversación, era muy tímido. Vivía en un chalet perdido de la mano de Dios, era enorme, con piscina, muy sofisticado, en el salón tenía un piano de cola y unos retratos de sus bisabuelos. Me senté en un chester mientras se fue a por dos copas de vino. Cuando me sirvió la copa pensé: “¡Carlota bebe, bebe antes de ponerte a parlotear cosas sin sentido como haces cuando estas nerviosa!”, y es que ¡odio tanto esos silencios! Pero inevitablemente no se había roto el hielo y se produjo ese silencio tan incómodo. En ciertas ocasiones no suelo pensar lo que digo, así que de repente me di cuenta de que le estaba diciendo:

–Ahora es cuando me descuartizas, ¿no?

Afortunadamente nos empezamos a reír y la tarde-noche de vinos estuvo genial. Después de ésta hubieron muchas más citas y sobre todo con mucho más vino. Nuestra relación no llegó a nada pero lo pasamos genial ¡que es lo que cuenta!


Si tu también quieres contarnos tu cita más divertida, loca, horrible… escríbenos a tuymilmas@tuymilmas.com, contando cómo fue tu historia. Acuérdate de firmar la historia con el seudónimo que tú elijas!

¿Por qué cuando pasas de los 35 ligar parece una misión imposible? Me refiero a ligar como antes, en un pub, tomando un café… ¿Es que ya la comunicación “face to face” no funciona? ¿Nos hemos acostumbrado tanto a las APPS que nos da miedo romper el hielo con un simple hola o con una sonrisa?  En la era digital, en la que disponemos de todas las herramientas de información, localización ¡una auténtica revolución tecnológica! Tenemos cualquier información al alcance de la mano, podemos vernos a tiempo real con personas que viven en cualquier parte del mundo ¿quién nos iba a decir esto en los 90? Que entonces la manera de ligar era esperar a que pusieran las lentas en la discoteca ligth, tomándonos un blue tropic con Coca-Cola. En 20 años ¿hemos cambiado tanto? ¿Era porque éramos jóvenes y más ignorantes, más desvergonzados, y queríamos comernos el mundo? ¿PERO QUE NOS ESTÁ PASANDO?

Esta nueva cultura ¿la estamos utilizando bien? ¿Posponemos las personas a la tecnología?

Conoces a alguien en un pub, lo miras, te mira… te encanta, y notas que hay feeling… pero ¡NO PASA NADA! ¿Nos escondemos detrás de una pantalla por miedo al rechazo? O simplemente es comodidad a lo que nos hemos acostumbrado.  Ni te acercas… ni se acerca, pero nos buscamos en Facebook, en Tinder, en redes sociales para solteros… Y lo aceptas y hace dos días estabais uno frente al otro y daba igual.

Somos más maniáticos, más desconfiados ¿sentimos más con el sonido de un mensaje que con una mirada?

He decidido escribir todas mis citas de Tinder, de Facebook, de Adopta, de Pof… compartirlas con vosotros y porque no,  que me contéis las citas más rocambolescas y divertidas que hayáis tenido, eso sí, siempre bajo el más estricto anonimato.

¿Suena divertido no?

Si queréis participar en este blog solo tenéis que mandar un correo con vuestra historia a tuymilmas@tuymilmas.com