Entradas

Me llamo Carlota, tengo 36 años y soy single desde hace 8 años. Muchos pensaréis que soy fea o una loca de los gatos, pero no es así. Mi problema es que para mí la independencia es mi tele, mi mando y mi sofá. Aún no he conocido a un  hombre que haga que me vuelva tan loca de amor y me olvide de eso que es para mí la auténtica libertad. El viernes pasado, tomando una copa con mis amigas con el propósito de ponernos al día, nos echamos unas risas  contándonos nuestras últimas citas y pensé ¿porque no plasmarlas aquí? ¿Porque no hacer un blog con nuestras citas y las de más gente para ver que se cuece en el mercado?

Así que, mientras pensáis o no en mandarme una a: tuymilmas@tuymilmas.com voy a empezar con una mía.

Cuando entro en Tinder siempre sigo el mismo “MODUS OPERANDI”, edad, fotos, si tiene algo escrito en el perfil y sobre todo su música, esto último es una de las cosas que a mí me parecen que más dice de las personas, porque normalmente siempre se ponen las fotos en las que uno sale más favorecido, pero en la música no se puede mentir.

Edad: 35

Fotos: 4, todas de viajes, Noruega, Dublín, Ámsterdam y Praga, en todas con un aire castellano, alto, moreno y de ojos azules.

Música: El columpio asesino.

Me encantó y le di a «like», él ya le había dado, así que nos pusimos a hablar. Me contó que viajaba mucho por trabajo (no podía ser más perfecto) un hombre que viaja por trabajo te da la independencia que necesitas para hacer tus cosas y los encuentros son fantásticos. Era simpático, mordaz y tenía ese humor negro que tanto me gusta. Yo en ese momento me iba a hacer el Camino de Santiago y no teníamos mucho tiempo para quedar hasta mi regreso, quedamos en que cuando volviera nos veríamos, me hizo prometer que le traería una botella de albariño.

Ya de vuelta y no con una botella de albariño sino 3, llegó el día de nuestra cita. Me vino a buscar a casa. Me puse monísima y salí de casa con la botella de albariño bien fresquita. Subí a su coche, le di dos besos y me di cuenta de dos cosas: que olía fenomenal y de la música que estaba sonando en su coche en ese momento.

Durante el trayecto no tuvimos mucha conversación, era muy tímido. Vivía en un chalet perdido de la mano de Dios, era enorme, con piscina, muy sofisticado, en el salón tenía un piano de cola y unos retratos de sus bisabuelos. Me senté en un chester mientras se fue a por dos copas de vino. Cuando me sirvió la copa pensé: “¡Carlota bebe, bebe antes de ponerte a parlotear cosas sin sentido como haces cuando estas nerviosa!”, y es que ¡odio tanto esos silencios! Pero inevitablemente no se había roto el hielo y se produjo ese silencio tan incómodo. En ciertas ocasiones no suelo pensar lo que digo, así que de repente me di cuenta de que le estaba diciendo:

–Ahora es cuando me descuartizas, ¿no?

Afortunadamente nos empezamos a reír y la tarde-noche de vinos estuvo genial. Después de ésta hubieron muchas más citas y sobre todo con mucho más vino. Nuestra relación no llegó a nada pero lo pasamos genial ¡que es lo que cuenta!


Si tu también quieres contarnos tu cita más divertida, loca, horrible… escríbenos a tuymilmas@tuymilmas.com, contando cómo fue tu historia. Acuérdate de firmar la historia con el seudónimo que tú elijas!

Una semana más, una receta singles más!!

En esta ocasión, os propongo una receta, sencilla, equilibrada y rápida. Es una receta single ideal para comer en la oficina o simplemente llegar a casa y prepararla en un santiamén.

¡Hoy prepararemos una riquísima ensalada de lentejas!

Para preparar la ensalada de lentejas necesitarás:

  • 100 gr. lentejas cocidas
  • ¼ de pimiento rojo
  • 1/4 cebolla
  • 1 cucharada sopera de zanahoria (rallada de bote)
  • 1 cucharada sopera de remolacha fresca rallada (de bote)
  • 1/2 tomate
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre (vuestro preferido)
  • Sal (al gusto)
  • Salmón ahumado

Preparación

  1. Troceamos el pimiento, la cebolla y el tomate y lo añadimos en un bol, lo podéis cortar como más os guste, en dados, juliana…
  2. Yo suelo comprar la zanahoria y la remolacha troceada de bote, la pongo en un escurridor y la suelo lavar antes, más que nada porque el aliño que lleva no me gusta. Puedes lavarla antes como hago yo o incorporar en el bol directamente, junto con los otros ingredientes la zanahoria y la remolacha.
  3. Utilizaremos un bote de lentejas precocinadas, esto te sirve para varias ocasiones, para una persona la ración idónea son 100 gr.
  4. Incorporamos las lentejas al bol, con los demás ingredientes y mezclamos con cuidado de que no se rompan las lentejas.
  5. Por último, en un vaso mezclamos aceite, vinagre, el perejil y la sal al gusto, removemos bien y lo mezclamos en nuestra ensalada.
  6. Finalmente para que quedara más bonito y sabroso le he puesto un poco de salmón.

Una receta ideal para solteros con vidas caóticas…

Con esta receta, podéis dejar volar la imaginación, e incorporar o quitar alimentos como por ejemplo atún, frutos secos, maíz, aguacate… Espero que os haya encantado singleschef.

Y ya sabéis singles,  no podéis olvidar ponerle sabor a la vida!!

 

Singles, estilo de vida con identidad propia

Nos queda muy lejano cuando por primera vez escuchamos en nuestro país el término “single” para identificar a las personas solteras. Series como Sexo en Nueva York, nos ayudaron a descubrir las fiestas singles más glamourosas de la gran manzana o asistir, a través de la Tv, a una divertida Speedating; No obstante, tras años de conocer que “un single” es mucho más que una canción de un disco, existen en España muchas personas que a día de hoy les hablas en chino cuando dices que te vas de viaje single o a una cena para conocer nuevos amigos.

“Pues sí, me voy de viaje single y me identifico con mucha gente que tiene las mismas inquietudes que yo.”

Nunca hay que generalizar, pero por norma a una persona single le gusta redecorar su vida a diario y disfrutar al máximo de ella. Es evidente que somos una realidad, hemos cambiado hasta los stands de los supermercados; ya podemos comprar latas de tomate frito para un solo comensal o un brick de medio litro de leche.

El tema ocio es sagrado, es algo representativo en nuestra vida: amigos y cuantos más mejor. Nos gusta sociabilizarnos, tenemos los nuestros propios, pero siempre estamos dispuestos a tener más, a conocer gente nueva, a compartir nuestras emociones y a crear otras tantas nuevas. Una cena a mitad de semana, un “after work” en jueves, tapear los viernes, unas copas en sábado o una ruta de senderismo en domingo… Nuestra agenda siempre está cargada de planes, no dejamos opción al aburrimiento y entre tanto, nos gusta cuidarnos! Siempre hay un hueco para ir al gimnasio, acudir al centro de belleza o buscar tu ratito de compras.

Nos gusta vernos y que nos vean guap@s, por eso, aparte de buscar un hueco para salir a correr, un partido de pádel o sacar los patines, en nuestra nevera reina una alimentación saludable y sana.

Para los que a finales de 2014 todavía no saben que es ser single, podemos resumir diciendo que, el “triste soltero”, que se lamentaba por dormir en una cama vacía, que era la comidilla por parecer raro y frases horribles tipo “te vas a quedar para vestir santos”, ha evolucionado para convertirse en el envidiado single que disfruta al 100% de su libertad, no se le cae la casa encima por vivir solo y por supuesto aprovecha su vida para ser feliz.

Pdta: No significa que al single no le guste estar enamorado, pero no se hunde por no estarlo.